Hermandad del Santo Entierro

Hermandad del Santo Entierro

Por

/

  • Cofradía: Hermandad del Santo Entierro
  • Lugar de salida: Parroquia de San Nicolás de Bari
  • Procesiones:
    • Viernes Santo: Procesión del Santo Entierro

La década de los cincuenta del siglo pasado marcó el inicio de una tradición arraigada en las calles de Avilés: la representación de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo a través de las Cofradías de San Juan Evangelista y Nuestro Padre Jesús de Galiana. Sin embargo, faltaba un componente crucial en esta secuencia: el Santo Entierro, el último acto en esta dramática narrativa hacia el Santo Sepulcro.

Don Armando Benítez, figura clave en la Semana Santa Avilesina, percibió esta necesidad y propuso la creación de una nueva hermandad centrada en la Adoración al Cristo Yacente, símbolo máximo de la Pasión. Su visión fue abrazada por un grupo de colaboradores, entre ellos D. Sixto Rodríguez del Valle y Menéndez-Corvera, D. José Ramón Fernández Trapa, D. Ramón Fernández Arenas, D. Rodrigo Campa París y D. Gerardo García Blanco. En poco tiempo, la idea de Don Armando tomó forma gracias al hábil diseño de D. Ramón Lastra, que plasmó el concepto inicial en un boceto definitivo, incorporando el distintivo y el vestuario que evocaba la dualidad de la vida y el luto.

El arduo trabajo inicial contó con la colaboración invaluable de Dña. Encarnación Blanco (Chona), quien bordó el guión con maestría artística, y la Escuela de Trabajo de la Villa, encargada de los báculos. Además, los trabajadores del ropero parroquial de San Nicolás de Bari confeccionaron los terciopelos que engalanaron la urna y el paso.

El 11 de abril de 1952, Viernes Santo, la Hermandad del Santo Entierro y Nuestra Señora del Gran Dolor hizo su primera procesión oficial, acompañada por 33 Hermanos, simbolizando los años de vida terrenal de Cristo Redentor.

El vestuario de los Hermanos penitentes se distingue por su elegancia y sobriedad: los tonos blancos y negros de los hábitos y sudarios se complementan con las hebillas plateadas en el calzado, siendo la urna y los faroles dorados las únicas excepciones a esta paleta cromática.

La Hermandad desfila exclusivamente en la procesión del Santo Entierro, siendo el foco principal del evento y recibiendo el acompañamiento de otras Hermandades y Cofradías.

En 1955, la Hermandad recibe la imagen escultural del Cristo Yacente, creada por los renombrados talleres escultóricos Enrique Carballido de Santiago de Compostela. Esta escultura, realizada en madera de cedro policromada, inspirada en el famoso «Cristo del Pardo», se convierte en el centro de atención de la Hermandad durante sus procesiones.

Dos años antes, en 1953, el tallista avilesino D. Horacio Núñez diseñó y fabricó el conjunto artístico de Urna y Andas, que desde entonces transportan al Cristo Yacente durante la Procesión del Santo Entierro.

La imagen del Santo Cristo Yacente se encuentra expuesta al culto durante todo el año en una de las capillas laterales de la Iglesia de San Nicolás de Bari.

En 2013, debido al deterioro causado por el paso del tiempo y las condiciones ambientales, se llevó a cabo una minuciosa restauración del Cristo Yacente, la urna y las andas, a cargo del versátil artista villalegrino Toni Solís. Este proceso aseguró la preservación de su integridad y su legado para las generaciones futuras.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *